CABALLERÍA

"La Caballería es el Alma del Ejército y el Alma nunca Muere"

Es muy difícil saber cuándo el hombre comenzó a utilizar el caballo, los primeros documentos que muestran al hombre montado son las pinturas rupestres, que nos permiten determinar el empleo del equino antes de la era cristiana (aproximadamente 3000 años A. C.) Fue en la Edad Media, donde comenzó el auge de la Caballería, con las guerras entre feudos, con las justas y torneos ecuestres entre caballeros. La Caballería se constituye en un arma importante y decisiva para cualquier situación en el combate, su alta capacidad combativa y ofensiva, reforzada por su potencia de fuego y adaptada al motor, son la base estructural del arma. La historia del Arma de Caballería de nuestro Ejército se remonta a las acciones irregulares de la Guerra de la Independencia, con decisivos éxitos que contribuyeron al nacimiento y libertad de la Patria, que sellaron su situación soberana en las Batallas de Junín y Ayacucho La Caballería está organizada, equipada e instruida para realizar reconocimientos en profundidad, entrar en combate y aniquilar al enemigo aprovechando su gran maniobrabilidad y velocidad. Es junto a la Infantería, uno de los elementos básicos del combate moderno. Se caracteriza por la gran maniobrabilidad y su capacidad para explotar la velocidad y resolver rápidamente situaciones imprevistas. Actualmente de acuerdo a la evolución de la tecnología, hablar del arma de Caballería es hacer referencia al equipamiento con medios materiales acordes a sus características y necesidades vigentes, tales como vehículos blindados con alto poder de fuego, helicópteros que le permiten cumplir sus misiones específicas de acuerdo a las exigencias de la guerra moderna, pero pese a ello la Caballería a caballo aun mantiene vigencia en terrenos difíciles, como los montañosos y boscosos.